jueves, 27 de noviembre de 2008

Noche de verano...

Antes de que empecéis a leer esta entrada me gustaría deciros que la conversación pasó hace muchísimo tiempo y que la discoteca que se menciona ha cambiado más que el tiempo que ha pasado. Todo era diferente. Todo.
Dicho esto, jamás (repito JAMÁS) tal como está la vida hoy en día, se me ocurriría plantearme algo así, es decir, el ir un grupo numeroso a una macrodiscoteca, en la que hubieran menores (en el grupo me refiero)

...

Una noche, entre vecinos de verano, alguien tuvo la genial idea de hacer algo diferente y juntos para el recuerdo de aquel verano.

- Oye y ¿por qué no vamos todos mañana a Louie Vega?
- Pues no estaría mal.
- Nosotros no podemos ir ¿y mis hijas?
- Ostras, es verdad.
- La mayor aparenta más, pero la pequeña sólo tiene 12 años. Nosotros no iremos, nos quedaremos en casa.
- Pero, podemos ir todos juntos. Vamos a ir todos, y seremos un grupo bastante numeroso, no creo que se fijen en ellas. Además, con tu permiso, yo me haré pasar por el novio de tu hija, y entraré el primero con ella...


Y así me vi yo con el chico de la catana***, con mi familia, con amigos, vecinos, yendo por primera vez a una discoteca. La verdad es que iba con una sonrisa en los labios, porque sabía que la discoteca tenía una gran piscina rodeada de un bonito jardín y eso para mí era más que espectacular. Pero sobre todo, el ir con mis padres, me daba muchísima tranquilidad porque yo sabía que estarían a mi lado…
Pero claro, cuando empezamos a bajar unas escaleras, rodeadas de grandes árboles, y vi a los lejos tantos hombres trajeados, con caras de pocos amigos, pues me acojoné de lo lindo (incluso en la actualidad me acojono porque me imponen mucho). Y no es que hubiera uno, ni dos, nooo. No recuerdo exactamente pero sé que había y hay mucha seguridad para poder entrar.

- Bueno Noelia, ahora es cuando yo me pongo a tu lado y no te tienes que separar de mí ¿vale? Yo te voy a coger por la cintura, pero tranquila. Tú actúa normal. No te preocupes, que tus padres van justo detrás de ti.

Miré a mis padres, y me sonrieron. No me tranquilizaron.
Y el chico de la catana, me agarró y me trató como si realmente fuera su pareja.

Realmente no sé cómo pasé porque no lo recuerdo. Sólo sé que aquellos segundos me parecieron eternos, y que los nervios que sentí sólo se me tranquilizaron cuando vi que mis padres estaban a mi lado.
Una vez dentro, los más jóvenes fueron a bailar, y el resto, incluidos mis padres y yo, fuimos directamente al jardín…


***El chico de la catana tenía 20 años y era novio de la hija de unos amigos de mis padres que vivían en la urbanización donde mis padres tienen el chalé. Cada vez que iba a su casa lo veía con su quimono negro y concentrado con la catana…
Para que os hagáis una idea, no recuerdo ningún verano de mi infancia, sin la presencia de esta chica. Más mayor que yo, me enseñó muchas cosas de las que hoy les doy importancia. Por eso me dolió muchísimo cuando tuvieron que vender su casa. Ahí se fue perdiendo poco a poco el contacto. Tened en cuenta que yo era una niña…



Nota 1:
Es una de las discotecas que más me gusta, pero sobre todo por la zona que rodea la piscina y por el recuerdo de algo que permanece intacto en mi mente. Aunque también es verdad, que hace mucho tiempo que no voy, y no por falta de ganas, jeje

Nota 2:
Jamás me han pedido la documentación para entrar en una discoteca, y eso que empecé de muy jovencita a entrar en ellas. No lo entiendo, con la cara niña que tengo. Supongo que otras cosas me hacen ser mujer, o por lo menos aparentar, jaja

Nota 3:

Mi madre dice que valgo un imperio, ¿pero sabéis cuando vale un imperio en euros?

Nota 4:
Tengo un dolor de cervicales horrible que me impide girar el cuello hacia mi izquierda. Incluso me duele al mover el brazo. A ver como amanezco mañana, si no tendré que ir al médico.

Buenas noches,
Aileon

8 comentarios:

david dijo...

Aqui en cataluña esta claro que es practicamente imposible que te dejen entrar en diskotecas con esa edad,si son chicas algunas si pasan como es tu caso,pero luego, te vas andalucia y te puedes llegar a encontrar una familia entera,con los peques y todo,yo flipaba,uff


Por cierto esa diskoteca nunca he ido,pero si me han hablado muy bien de ella gente que la conoce

Nota 1: eso es proponertelo y ir si tienes ganas

Nota 2: Es lo que tiene ser chica,que siempre teneis mas ventajas,jaja

Nota 3: Un imperio es mucho barato de lo que vales tu ;)

Nota 4: Como te decia antes,ojala estes mucho mejor ya hoy y sino no dudes en ir al medico

Cuidate

Pandora dijo...

Curiosa anécdota, ¿por qué será que a veces nos vienen de pronto a la memoria estas cosas? ¿Qué más recuerdas? ¿Lo pasaste bien?
Espero que estés mejor con tu dolor de cervicales, por desgracia, sé cuánto duele así que ánimo y paciencia.
Un beso fuerte.

AiLeoN dijo...

David,
Pues vaya no sabía eso de Andalucía, vaya tela!!! En mi caso, también es verdad que pasó hace muchísimo tiempo.

Bueno yo he ido muchísimo, pero desde hace un par de años que no he ido, y no sé que ambiente habrá, pero bueno siempre queda la piscina y sus alrededores jejeje
Si vas algún día ya me dirás, vale?

Nota1: sí, sí, esperamos al veranito para poder ir, jeje

Nota2: Bueno no te creas, tengo a una amiga que siempre se lo han pedido, pero vamos, no vas mal encaminado...

Nota3: ¿Seguro? Es curiosidad, ufff ;)

Nota4: Hoy parece que algo mejor, gracias David!

Cuídate, un saludo

AiLeoN dijo...

Pandora,
Bueno me ha venido a la mente porque he visto fotos de aquel verano y he recordado aquella noche de verano, en la que yo pisaba por primera vez una discoteca. Pero poco recuerdo, es más, una vez dentro no recuerdo prácticamente nada. Lo del chico de la catana sí, lo recuerdo. Muchas veces hablamos de si seguirán juntos o no, porque hace muchos años que su familia y la mía perdieron el contacto.

Como le decía a David, parece que algo mejor esté, pero no del todo, y ahora que acabo de llegar a casa, y están en reposo, creo que me dolerán un poquillo más.

Gracias guapa!
Cuídate

MC dijo...

Yo creo que todos hemos entrado alguna vez sin la edad a alguna discoteca o incluso con carnet falso...
... y lo de los hombres trajeados de la puerta, a mí más que miedo, me ponen, jaja es algo que no puedo evitar, entre tu y yo un hombre trajeado y al piano... pufff jajaja no digo más.

AiLeoN dijo...

Mc,
Vaya,sí, sí...Yo estuve yendo muchísimo tiempo antes de cumplir la mayoría de edad, jeje

Anda, mírala ella, que pillina! Bueno a mí esos me imponen, los que me ponen son los de uniforme (bomberos, mossos,...y motoristas con el casco puesto)
Ya lo he dicho, eaa!!!
Esto que quede entre tú y yo, jajajaja

Besos

Julia dijo...

Me ha gustado la anécdota, me ha hecho sonreír y recordar mis años jóvenes cuando eso de ir a las discotecas era todo un logro.
Como dice Pandora, es curioso lo que somos capaces de recordar cuando nuestra mente se dedica a desempolvar los armarios de los recuerdos y deja que alguno se de un paseo por nuestra cabeza. Realmente es curioso y muy agradable cuando se trata de recuerdos que nos hacen sonreír.
Mucho ojo con eso de las cervicales, porque muy molesto además de doloroso. Creo que ese es un mal del que muchos padecemos y probablemente un poquito de culpa tengamos por nuestra forma de sentarnos, trabajar, coger pesos, etc.
Cuídate amiga mía y procura relajar los músculos porque eso, aunque parezca una tontería, también ayuda.
Un beso.

Julia.

AiLeoN dijo...

Julia,
Estuve viendo fotos y mi mente reaccionó. Me vienen los recuerdos de de infancia. De todos los veranos que pasaba y paso en ese chalé que tienen mis padres, y en el que allí todos nos conocíamos y éramos como una gran familia.
Desgraciadamente fueron vendiendo sus casas y ahí se fue perdiendo el contacto. Ahora todo es diferente. Pero mantengo un buen recuerdo de aquellos veranos...

Las cervicales es curioso porquue es por una mala postura y no escarmiento, aunque esta vez las tenía bien inflamadas. Me han aconsejado ir a un masajista. Puede que vaya...

Cuídate, besos