miércoles, 30 de diciembre de 2009

ReSisTiré



Estoy de un sensible
que no está escrito en los libros,
ni en el firmamento.

Feliz salida y entrada de año
a todos los que seguís este blog.

Cuídense,
Aileon

martes, 29 de diciembre de 2009

Días de gente


Hace nada que he llegado de la capital. En realidad teníamos que ir todos, como cada año, pero mi madre ha fallado. Y yo... ha faltado poco. Al final la pastilla me ha hecho efecto y mi amiga del mes ha pasado desapercibida unas cuantas horas. ¡¡Menos mal!!

Una hora de trayecto y yo casi me duermo. Y eso que tanto mi padre como mi sobrino no dejaban de tocarme el bolso como si me lo robaban. Si es que…Es raro en mí, que me entre sueño pero lo cierto es que desde hace más de un mes duermo poco y mal, y a la mínima lo noto. Ahora ya sí.

Cuando hemos llegado nos hemos ido directamente al decathlon. Comprar regalos es difícil pero si encima viene mi sobrino la cosa se complica. Suerte a mi padre que se lo lleva en los momentos precisos. ¡Cómo le engañamos! Y suerte a los chicos altos que trabajan allí que me hacen la situación más fácil, jeje. Porque digo yo que siempre me gusta lo que está más para arriba. Evidentemente no pondré lo que se ha comprado por si alguien de mi familia lee el blog, porque sólo lo sabemos mi hermana y yo.

Por primera vez, este año hemos hecho el sorteo de elegir un papelito con un nombre dentro y sólo regalar a esa persona. Es lo mejor. De la otra manera tenía que comprar regalos a todos, y quieras o no se va mucho dinero. De esta manera solo tendré que comprar a mi hermana, que es quién me ha tocado a mí, y al nene, claro. A él no falla. Y encima después de los regalos que me ha hecho para mi cumpleaños y Navidad, no me puedo quejar porque ha acertado en gustos. Me ha comprado un móvil- ya tocaba porque el mío se caía a cachos- y un mp3 blanco. Me ha hecho más ilusión lo segundo que lo primero, porque sin música no soy nadie. Sin móvil, me da exactamente igual. Tal cual son…








Aileon

lunes, 28 de diciembre de 2009

Otra para la lista...




Lo que me faltaba por oír.
Dicen que me parezco, que me doy un aire.
Joder, pues si viene ventisca…

¡¡¡¡Miedo me da!!!!

Aileon

jueves, 24 de diciembre de 2009

Lo mejor





Lo mejor que puedes hacer en la vida es creer en ti y dudar en cada momento. Será la única manera de estar convencido de lo que haces y si merece la pena.

Lo mejor que pueden hacer los demás con tu vida es ponerse un esparadrapo -de farmacia mejor que son más buenos- en la boca y quitárselo sólo para respirar. Y, a veces, ni eso.

Aileon

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Ni para pipas...



Consecuencias, escarmientos o simplemente baja en defensas, estoy y me siento fatal. Me duelen hasta las pestañas. Creo que acabaré así el año…





Espero poder empezarlo así…






Por cierto,
felices fiestas y todo eso.

Aileon

domingo, 20 de diciembre de 2009

Dale caña, morena...mía


Esta canción es la que sonó en el coche…





Hoy estoy doblemente resacosa. Una por felicidad y la otra por malestar general (no se debe al alcohol porque no bebo, sino a mi vestimenta poco apropiada para las bajas temperaturas). Aún así firmaría una y otra vez, para volver a repetirlo. Por un momento me olvidé de todo. Hasta de mí. Con corte y peinado nuevo le doy a mi fin de semana un excelente, casi matricula de honor. Hoy, las consecuencias. No me importa.



Conversación entre dos hermanas:

- Willy*, hay un fondo de pantalla que me recuerda a ti, los ojos, pero no me digas el porqué, no sé. Quizá porque te gustan las películas de terror, pero no sé…Lo veo y pienso “mira mi hermana”…
- ¿Así? A ver…
- Éste, es como tú.


Yo mejor no digo nada.
¿Qué hago con ella? ¿La tiro por un puente?







*:Así me llama mi hermana.
Una larga historia que me acompaña desde que yo era una niña-adolescente. Tiene su explicación.

Aileon

viernes, 18 de diciembre de 2009

Dicen que el truco está en no mezclar...


Por fin es viernes. Hoy tengo que ir a darle la cena a mi abuela, con o sin yogur.
Y mañana sábado. Ya, visto así ninguna novedad ¿no?

Pues bien, en mi caso, sí. Tengo ganas y no. No sé como explicarlo. Bueno sí, tengo ganas y no. Tengo ganas porque hace tiempo que no salgo y porque tengo ganas de echarme unas risas diferentes a las habituales y pasar un buen rato, en este caso, dos.

Sí, ahí viene lo diferente. A basta de una, dos.

Mañana tengo comida con las mujeres que somos asiduas a la panadería que hay debajo de mi casa. Mi madre ya ha ido en más de una ocasión, y en ésta, me apunto. Bueno me han convencido. Ahí las risas están aseguradas. Además con deciros que yo soy la segunda más joven, así que imaginaros…Mujeres de todas las edades y con ganas de pasarlo bien. Ya verás. Ya me han dicho que esas comidas se alargan hasta las 10 de la noche o más. Entre chupitos, risas, y… ¿he dicho risas? Pues eso que yo como mucho hasta las 8, y tres chupitos. No más…







No más, porque tengo que llegar a casa y prepararme porque a las 9:30 tengo que estar en aquel restaurante para la cena de navidad con mis amigas. Incluida mi hermana y la hermana de una amiga, que a su vez mi hermana y ella son amigas. Se entiende ¿no? Claro, tanto mi hermana como yo, somos amigas de mi amiga y su hermana porque nuestros padres son amigos de toda la vida. Bien ¿no? Pues a lo que iba. Mis amigas de toda la vida (falta la madrileña que ya mismo la veo) iremos a cenar a un restaurante, diferente al habitual (¡¡qué lástima no veremos a Miliki!!!) y a ver qué tal.


Pues eso, si tienen cenas de empresa, amigos y demás, se me portan bien. Se me cuidan y cuidado con las carreteras, bueno no, con las carreteras no, con vosotros mismos. Que la carretera siempre es la misma. Nuestro estado, no.

Buen fin de semana,
Cuídense,
Aileon

jueves, 17 de diciembre de 2009

La 401






Voy a quitarle hierro al asunto, porque hay que llevarlo lo mejor posible e intentar sonreír, aunque no es fácil, e intentar que el ánimo no decaiga. Y ya está. No hay más remedio.


Ella está en la peor planta, en la que no están bien mentalmente. Con deciros que entrar, entra todo el mundo, pero para salir tienes que poner un código. Algunos son agresivos, otros duermen todo el día, otros chillan…Como es el caso de mi abuela. Chilla a todas horas, llora, no abre los ojos, no duerme, ve niños, hombres de negro,…Y todo eso chillando, sin ni un minuto de descanso. Ya no saben que medicamento darle para tranquilizarla un poco. Hace poco nos llamaron y nos dieron un gran susto con tanto medicamento. Su cuerpo está relajado, pero su mente no. Trabaja a todas horas. Y para colmo no come, o casi nada. Cierra la boca y si encima la comida se la tenemos que dar con una jeringuilla, la cosa se complica.

Ayer fui a darle la cena a mi abuela en la clínica donde está para la recuperación. El día que no puedo ir, va mi madre y el día que ella no puede, voy yo. De todas formas nos han aconsejado que no siempre vaya la misma, porque allí es para acabar desquiciada, desesperada y completamente ida de mente (no me gusta la palabra loca. Tengo mis motivos). Así que entre mi madre, una señora que va los fines de semana y yo pues nos vamos apañando. El problema vendrá cuando nos digan que está recuperada (de la cadera porque de la mente ya no) y que no la pueden tener allí. Y sin plaza en una residencia, como comprenderéis no estamos dispuestos a pagar 2000 euros cada mes (sí, sí, habéis leído bien) porque así la dejarían un tiempo más allí. Yo no he ido a las citas pero vamos, eso si es de locos porque dicen que no hay plazas, pero si pagas sí. Y nada menos que esa cantidad, joder…Y pueden duran unos meses como muchísimos más. Y mi abuela tal como está es imposible tenerla en casa. Ya no.

Pues bien a lo que iba, ayer como otras tantas tardes llegué al centro. Nada más entrar ya supe que pasaría un calor de mil demonios. La ropa que llevaba no era la adecuada. Nada más entrar una mujer me coge de la mano y me dice que no sabe donde está su habitación. Se lo digo a la enfermera y me dice que no le haga caso (cada vez que salía de la habitación me decía lo mismo). Paso por el comedor donde están todos ahí, cantando villancicos y me dirijo hacia la primera habitación donde está mi abuela. La 401. Ya la oigo de lejos. Esta vez chilla llamando a mi padre. Menos mal que mi abuela está sola en la habitación. Entro y la que chilla soy yo. Contenta por verla. Aunque su mente aún no ha regresado...
...



Le quito la barrera para poder acercarme para darle un beso mientras le acaricio la mano que sujeta fuertemente contra su pecho un peluche de mi sobrino (como se lo quites se pone peor). Ni siquiera abre los ojos. Sigue chillando, delirando mientras le digo que fuera hace mucho frío, y que ojalá nevara. Ojalá.

Quedan 15 minutos para la cena. Me siento en la silla y la observo. Esta vez no entiendo lo que chilla. A los pocos minutos reparten la cena. Entre los chillidos que se me meten en la cabeza, la gente que cantaba los villancicos y encima mal, y el calor que hace…ufff!

La comida se la doy como puedo, porque no traga. Y con la jeringuilla es difícil saber cuando hay que parar, cuando tiene la boca llena. Yo venga para dentro, pero claro, como dice mi padre, no le metas tanto que las vas a ahogar, ufff. Y ella cerrando más la boca y yo cabreada para que la consiga abrir algo y de lado, ya que la comida se la tengo que poner por el lado. Y yo unas calores que ya no me puedo tirar más para arriba el jersey…Venga, yaya, ahora el yogur que a ti te gusta mucho. Vaya si le gusta.

Absorbo con la jeringuilla el yogur de coco y cuando iba a dárselo ¡¡¡¡zas!!. No sé que narices hice que salió todo disparado. Normal, si esa jeringuilla va muy dura…¡¡¡Ala!!! Por mi jersey, sábanas, suelo…Hasta por las paredes porque mi padre cuando vino dijo ¿Qué es eso blanco de la pared? ¡¡Qué horror!!! Ahora la que chillaba era yo, y me dio la risa. Normal en mí. Me suele dar la risa. Y si me daba la risa me entraba más calor. Uff, que manera de sudar. No podía parar de reír. Menos mal que estaba sola. Menos mal… Es que daba muy mala impresión y se notaba muchísimo sobre todo en las sábanas. Gotas blancas, semitransparentes por todos lados. Ya me veis cogiendo las toallitas y pasando por todos los lados el dichoso yogur y un olor a coco que tiraba para atrás…. Y lo peor de todo es que mi abuela tenía la boca abierta. ¡¡¡Ahora ¿No??!!! Qué ya no había yogur!!!! Ayyyy, yaya, yaya...

Y lo curioso es que ¡¡¡joder!!! con la poca cantidad que hay dentro y lo mucho que se ve cuando se desparrama fuera…


He intentado quitarle hierro al asunto o hacer de tripas, corazón. Es lo mejor. Porque hay que llevarlo lo mejor posible e intentar sonreír, aunque no es fácil, e intentar que el ánimo no decaiga. Y ya está. No hay más remedio.


Aileon


martes, 15 de diciembre de 2009


Aileon

Es mejor dormir que soñar...






Desde hace días me quedo dormida en el sofá. Y eso que el sofá no es nada cómodo. No sé, en la cama sólo hago que dar vueltas, vueltas y me pongo nerviosa. Muy nerviosa. Hasta le estoy cogiendo manía. Cuando me pasa eso, me trae muy malos recuerdos. Me niego a medicarme para dormir. Ya lo hice en su día por obligación médica, y no quiero que se vuelva a repetir. En cambio, en el sofá apago la luz con el único reflejo del televisor y ahí poco a poco voy cerrando los ojos...

Me niego tantas cosas, que acabo por necesitarlas más que nunca.

Aileon

sábado, 12 de diciembre de 2009


Hoy, día 12, es mi cumpleaños.


Aileon

viernes, 11 de diciembre de 2009

Eso no es normal


De mujeres anda el tema…

Esta entrada la escribí hace algún tiempo. La pongo ahora- añadiendo las notas finales- porque quiero quitar el ambiente de tristeza que he creado en este blog debido a la situación que estamos pasando. No me gusta hacer de esto, algo triste. No va conmigo.





Pues como iba diciendo, tengo que pedir hora para el ginecólogo. Ya han pasado dos años desde la última vez que me hicieron la citología, y ya me toca.





Aún recuerdo el día en que me pidió que la acompañara al ginecólogo porque siempre que iba lo pasaba mal, apenas dormía la noche anterior y se ponía de lo más nerviosa con sólo pensar en la vergüenza que pasaba y lo dolorida que estaría días después de la prueba. Toda ella era un flan. Y no es para menos, muchas mujeres lo pasan realmente mal, y sienten dolor, no por en sí la prueba, sino porque es una situación incómoda, y eso hace que estés más tensa de lo normal. ¡¡¡Porque una cosa es verlo así como el que no quiere la cosa, y otra muy distinta es sentarte a centímetros y ver que tiene esa mujer ahí…!!! Y si encima te ponen un potente foco para ver mejor pues…
Claro que, no a todas nos afecta de la misma manera. Yo voy de lo más tranquila, ni tensa ni dolor. Nada. Es cuestión de minutos, y ya está. Hay tantas situaciones incómodas que no por el hecho de estar desnuda ante un desconocido con algo verde que te cubre tienes que estarlo más. Los resultados si me alteran el sueño.

Pero ella me pidió el favor, y yo la acompañé encantada.

- Hoy tu médico no está, te visitará otro.
- ¿Cómo? ¿Y no me puedes dar otro día?
- No, lo siento.


Vaya mierda, pensó en voz alta. Si ya estaba atacada de los nervios con su médico de toda la vida, al que conocía, con uno nuevo ni os cuento. No sabía como tranquilizarla. No es lo mío. Yo voy y vengo por los demás, pero dar ánimos pues…no. No nací para eso.

Pasados los cinco minutos de espera en aquella sala solitaria la puerta se abrió y la enfermera dijo su nombre. Ambas nos levantamos, ella un paso por delante de mí. Cual fue nuestra sorpresa cuando vimos al ginecólogo apuntando tras la mesa. La miré y directamente le di el pésame. ¡¡¡Joder si con sólo mirarlo daban ganas de cerrar las piernas!!! Sí, lo sé. No es un buen piropo, pero cuando se levantó lo vi tan…tan… que daba miedo. Un pelirrojo de casi dos metros nos saludó con un apretón de manos a las dos. Pero ¡¡¡menudas manos con sus correspondientes dedos!!!! ¡¡¡Qué dedos!!! Yo no dejaba de mirar esos dedos ¡¡¡Joder que eso va dentro y busca, rebusca y presiona!!!! Para muchas, eso en frío y en tensión, puede ser como cuchillos afilados….

Pasa ahí y quítate la ropa, dijo mientras se ponía los guantes de látex. ¡¡Toma ya!! Ni cómo estás ni nada. Se nota que iba a lo que iba, como todos, jeje. No, no. Como la mayoría, jeje Así mejor. Ella en vez de quitarse el abrigo se lo abrochaba más. Pobrecilla, porque no es fácil, pero hay que hacerlo. La salud es lo primero.

A mí realmente me da igual quién me visite, la cuestión es no bajar la guardia, y después de un sustillo que tuve, siempre la tengo en pie de guerra. Nunca se sabe.

Nota1:
Si a la modelo le piden un cánon de belleza, y al ingeniero un título universitario, ¿¿por qué al ginecólogo no le tienen en cuenta los dedos??

Nota 2:
El martes tengo hora para la revisión ginecológica.


Aileon

jueves, 10 de diciembre de 2009





Hoy al ir a ver a mi abuela he preguntado por una señora que estaba con mi abuela la primera vez que la ingresaron. Me extrañaba no verla en aquel sitio donde podía ver quién entraba y quién quería salir, donde observaba todo aquel que iba a visitar algún enfermo. Menos a ella. Nadie iba a visitarla. Quizá la habrán cambiado de planta, he pensado. Como tantas otras veces, no he acertado. La señora Carmen murió.

Me ha dado mucha pena. Sigo pensando mientras observo la fotografía de ella junto a mi abuela. Ambas sonríen. Una señora encantadora, de 95 años y con una mente que seguía con nosotros y no como la de mi abuela que se va y no regresa. Ya no. A veces sí. Una señora que siempre me cogía de la mano cuando iba a verla, con una mirada… A veces es mejor perder la memoria. Ya lo entenderás, me decía constantemente.Estaba sola. Sin hijos ni familia. Sola.

Una lástima. Una noticia que me ha entristecido, porque no se trata de que alguien sea de tu familia para sentir y sufrir su pérdida, o de tener un gran cariño o una enorme afinidad, nooo. Se trata de tener un poco de humanidad, y a mí eso si me duele en el alma. Una bellísima mujer, marcada por la soledad, donde su último suspiro desapareció como la brisa que entra por la ventana. Sin molestar ni hacer ruido.

Hoy tengo el día sensible, y ya son muchos...

Aileon

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Toc toc...no preguntes que soy yo

Desde el primer Érase una vez hasta el último Y vivieron felices se han narrado multitud de historias sobre un ser espantoso que aparece en la oscuridad y pronuncia cinco aterradoras palabras…

“Dicen que habéis sido malos…”


N. M.


¿Para cuando mi anuncio? O por lo menos yo no lo he visto. Muchos juguetes, muchos turrones, pero mi anuncio no aparece. Me niego a vivir una navidad sin él. Es como el calvo de la lotería. No lo pueden quitar. Reivindico desde aquí que lo pongan. He dicho. Es al único famoso que me entran ganas de abrazarlo por detrás.



Aileon

martes, 8 de diciembre de 2009

¿Nieve?


Esto es lo que he visto últimamente…















Una me ha hecho encender la luz, otra me ha sorprendido para bien, una era más de lo mismo, y la otra buena para una tarde de domingo. La opinión nada tiene que ver con la posición en la que aparecen.Prefiero no puntuar.

Aileon

viernes, 4 de diciembre de 2009

sábado, 28 de noviembre de 2009

El principio del fin



Es lo peor que nos podía pasar. Es como volver a empezar, pero peor. Ahora que todo empezaba a funcionar, a seguir una ruta marcada que nos llevaba por buen camino, y ahora esto.

Paciencia, es lo más. Y suelo tenerla, no la pierdo nunca. Pero ayer, o esta mañana no es que la haya perdido, más bien me planteo si en realidad alguna vez la he tenido. Salí a las ocho de la mañana, por los pasillos del hospital llorando ante la mirada de mi madre que veía como me alejaba mientras era ella la que tomaba mi relevo. Esta madrugada he tocado fondo junto a su cama.

No pasamos un buen momento. Se ajunta el hambre con las ganas de comer. Creo que lo peor está aún por llegar, y vamos a acabar todos desquiciados. La situación nos supera por momentos. Serán semanas, por no decir meses, complicados. Pero que nadie me vuelva a decir que tengamos paciencia, porque no, ya no lo aguanto.

Odio esa palabra con todas mis fuerzas.
Ahora sí.

Desconecto.
Besos a todos,

Aileon

viernes, 27 de noviembre de 2009

No, no es el momento...




Es cuestión de tiempo y espacio…

Por mucho que quiera, por mucho que desee tenerlo, ahora no, no es el momento. Pero sé que algún día tendré dos de las cosas que me hacen tremendamente feliz. A uno ya le he echado el ojo, y a la otra ya me he informado de precios. Pero ahora no, no es el momento. Tampoco puedo. Fácil el primero. Difícil la segunda. Ahora si entran por la puerta, yo salgo por la ventana. Tampoco me apetece tenerlo aquí. Más bien lo quiero estrenar, como con todo. Todo es cuestión de gustos, y de crear tu propio espacio. El mío ya lo tengo en mente, sólo me falta el espacio.




Ambas cosas tendrán que esperar, y sé y estoy convencida que el día menos pensado, aunque la segunda me cueste lo mío, la tendré. Sólo es cuestión de colores, formas. Claro que dicen que tener una da muy mala suerte. No sé, tanto la buena como la mala ¿realmente existen? ¿Puede un hecho cambiar tu suerte? o ¿Es una cuestión de azar, destino, circunstancias y casualidades? Menos mal que yo me llevo muy bien con las dos. Menos mal…

Aileon

jueves, 26 de noviembre de 2009

Ya llegó...

Dicen que la Navidad está a la vuelta de la esquina, y eso significa que no me puedo dormir en los laureles. Debo ir pensando en el día de Reyes. En tunearme el traje, que ya toca, sobre todo el pantalón y en preparar escritos y detalles que no esperan. Sí, a los niños reparto juguetes (cada año me hago un lío que no veas) y a los mayores escritos, tipo pergamino, donde prima por excelencia el humor.
Este año tengo la mente espesa y la pluma sin tinta, pero no desisto en poder encontrar las palabras adecuadas para ese día tan especial. Palabras que dibujen una sonrisa en los labios de quién las lea. Estoy en ello.

Yo doy ilusión y tú la quitas (eso sólo lo puede entender quién la conozca, jeje) Hoy es el cumpleaños de mi sister.



Uy no no, perdón. Ésta tan seria no va contigo, ups.
Ésta mejor. Sólo imagina a la mama bailando, jejejeje

Dale daña!!! Un año más de risas. No cambies, bueno sí, siempre se puede mejorar, jajajajajajajajajajajaja

¡¡¡¡¡¡MUCHÍSIMAS FELICIDADES!!!!!!






Aileon



martes, 24 de noviembre de 2009

Érase una vez...



Colorín, colorado…Mi cuento ya te lo he contado.

Si en todos los cuentos aparecen los mismos personajes ¿por qué en el mío sólo hay brujas? Estoy por irme con la escoba, de copas con la abuela de Caperucita, comerme las migas de pan de Hansel y Gretel, macharía a Cenicienta para que limpiara todas las casas del mundo, quemaría toda varita mágica de las hadas, metería a Peter Pan en una residencia, no despertaría jamás a la bella durmiente para poder ligarme al príncipe, separaría a los tres cerditos, me fiaría del lobo, haría que los siete enanitos hicieran triple jornada mientras la otra está con Geppeto, le raparía el pelo a Pocahontas, obligaría a Pinocho a decir mentiras, chafaría a Pulgarcito, compraría una mini pecera a la sirenita, les pondría un palacio a las ranas, liaría a Campanilla y a Pepito Grillo, comería todas las manzanas envenenadas…Y a los príncipes. Los montaba a galope y los perdía en el infinito y más allá. Y a las princesas. Ayy, las princesas ¿Qué hago con los princesas? Me basta con mirar la imagen...

¿Soy mala? Bienvenido al mundo real, y ya mismo al 2010.

Aileon

jueves, 19 de noviembre de 2009

¿Brillan?

***




Swarovski

Ellos ven el cuerpo
Yo admiro el trabajo

(y no precisamente el del cirujano)

Impresionante.


¿Algo que añadir?

Yo sí, desconecto unos días.

Y que mejor que dejaos con estas tres bellas mujeres.

Cuídense,
Aileon

miércoles, 18 de noviembre de 2009

martes, 17 de noviembre de 2009

Como templos.


Esto es jodido. ¿Por qué? Supongo que el tiempo al igual que cura las cosas también las cambia ¿no crees? Sólo tengo que observar a mi alrededor y ver en su interior…


Aileon

lunes, 16 de noviembre de 2009

Reglas y sueños




Mis tres reglas básicas:

No me gusta que me cojan mis cosas y que no las dejen donde estaban, o por lo menos que me lo digan, más que nada porque luego las busco desesperadamente y pierdo el tiempo. Y no hay cosa que me da más rabia que darme cuenta que estoy perdiendo el tiempo. Mi tiempo es mío, que nadie me lo haga perder.


No me gusta que me digan continuamente lo que tengo o no que hacer. Y no hablo de consejos que siempre son bien recibidos. Hablo de hacer lo que los demás quieren. Soy mayorcita y asumo mis consecuencias, las malas y las menos malas. Mi vida es mía, que a nadie se le olvide.


No me gusta que me impongan sus pensamientos, ideas, hechos como la única verdad absoluta. La forma de percibir y sentir es relativa, y como tal hay que respetarla. Mi forma de ver la vida es mía, que los demás vivan las suyas y dejen de joder al personal…

Si ves que la vida te persigue, corre en la misma dirección que ella. Es inofensiva.

Nota:
Como banda sonora es mi preferida con diferencia.
Fue la primera película que vi que me pasé la última media hora llorando. No podía parar de llorar. Claro, que eran otros tiempos y yo era joven. Ahora lloro a la primera media hora.


Nota 1:
Así me gustaría que fuera mi boda. Requisitos:
Frente al mar.
En Septiembre.
De blanco.
Descalza.
La luna como testigo.
Pétalos rojos.
Antorchas a mi paso.
Una suave brisa que mueva mi pelo suelto.
Mi sonrisa entre lágrimas al ver mi sueño cumplido.
Esta canción de fondo cuando camine hacia él.
Y él...nunca dejes de mirarme.


Por un momento he soñado estando despierta.

Pero ¿quién sabe? Todo es negociable, jeje.

Aileon



domingo, 15 de noviembre de 2009

Juro decir la verdad y nada más que media verdad...



En días así, no hay palabra
que me defina el diccionario.
Necesito un mínimo de algo
y un imposible de nada
para no ser invisible del todo.
(Aileon)


Am I invisible because you ignore me?





viernes, 13 de noviembre de 2009

Noches de madrugada

Emmanuel Moire





Je fais de toi mon essentiel...



Me enamora su voz.


Buen fin de semana.
Se me cuidan,
Aileon

miércoles, 11 de noviembre de 2009

No siempre los espejos reflejan lo peor de ti...





No es una cosa que me moleste, ni siquiera me preocupa. Sólo que me parece triste el concepto inequívoco que me ronda. Puede que haya dado pie a ese concepto, cosa que no entiendo, pero la percepción actúa de esa manera. Dentro o fuera, no siempre es la misma. Ese es el problema. Que todo lo que se mira a los ojos se puede debatir. Lo demás, lo dudo. Aunque claro, pensándolo bien, puede que los demás tengan todo o nada que ver, y les moleste lo que en realidad envidian. Y no hablo de la buena, que todos sabemos que no existe. Aquí no hay relatividad que valga. No soy química, ni mucho menos física. Soy palabra de tapas duras, que narra y cuenta su vida a medias. Anónima para el resto.

Tras la sonrisa puede haber un puñal y tras una espina, una bella rosa. Por esta vez, deja de sonreírme…


Aileon

martes, 10 de noviembre de 2009

Instinto animal...


Acabo de comer. Recojo la cocina. Me tumbo en el sofá. Enciendo la tele. Primera escena una que aparece por la tarde, más conocida en mi casa como la cara cabra, dice…


“A todas las señoras de aquí les digo que tienen que hacer sexo oral desde el primer minuto…”

¿Cómo? ¿¿¿¿Cuántos capítulos me he perdido???? ¡¡¡A ver si se piensa que es hablar de sexo!!!


No por lo que ha dicho que no me escandaliza, pero si por quién lo ha dicho. ¿Pero qué pretende? ¿Aparentar ser una experta en sexo? Pues si seguro que no enciende la luz por miedo a enseñar un codo. Vaya tela, las periodistas ya no son lo que eran, y el sexo…

Total, que me he dado media vuelta y he intentado cerrar los ojos, dormir ya es otra cosa…

Claro que conociendo mi gusto por el Amazonas, luego he visto ésta otra, como no, aunque bueno, pues…

Yo, mejor no digo nada y, me quedo con la frase de la cabra.





Aileon

domingo, 8 de noviembre de 2009

Séptimo sueño





Así de fácil.
Así de simple.
Así de cierto…



Cuando la venda de tus ojos
te impida ver la realidad,
Sólo tienes que buscar una mirada
que te haga soñar.


Aileon

Vidas sin luz





Sólo me ocurre ese día. Es curioso como me afectan los sábados por la tarde cuando no tengo planes, cuando no tengo que subir a Barcelona, o cuando no estoy con él. Por un motivo u otro siempre acabo triste, pensativa, y con una sensación de vacío oxidado. Pero ese es otro tema. La cuestión es que cuando me quedo sola en casa, sin nada que hacer, sin nada que ver, sin nada que escribir y con el pijama a cuestas, me da por ordenar lo que tengo en el armario. Más que ordenar, tener algo que hacer. Y más que hacer, llenar el vacío con algo. Y más que llenar ese vacío,... recordar. Sí, esa es la palabra. Pero es que el tiempo, la situación y la circunstancia me obligan a ello. Pero no me quejo. No, de eso no. Todavía, no.

Con una pequeña y simple luz que apenas iluminaba mi habitación he abierto el armario de las letras, de mis letras. Como por azar, he cogido una de las carpetas. Ni siquiera recordaba su interior. Mezclada con todos los apuntes de la universidad y lo que no es universidad la había olvidado por completo. Me siento en la cama y me apoyo contra la pared. Enciendo una vela blanca que tengo a mi izquierda. Todo está en silencio. Ni siquiera pongo música. Muy raro en mí, pero empiezo a recordar que hay en esa carpeta. Lo siento, ni siquiera el sonido de un piano merece ese momento. Optó por el silencio. Abro la carpeta y me invade un olor de dolor, de sufrimiento. Un dolor que jamás debería haber existido. Ahí están arrugados en el paso del tiempo, no en el recuerdo. Uno del 2001, otro del 2004. Las portadas vuelven a dejarme helada. Empiezo a leer…

El nudo en la garganta rompe a llorar.

Se nota que ya no dejan tinta, pero si huella. Desgraciadamente una huella imborrable, y un dolor insoportable e insuperable. No es justo. La vida a veces no es justa, y muy justa para quienes no se la merecen.


¿El por qué guardo los periódicos de aquellos fatídicos, tristes y dolorosos días? Por una simple y llana razón. Porque me lo debo a mi misma. Porque me marcaron. Porque en toda oscuridad siempre hay un pequeño rayo de luz. Por eso y porque...
Quiero que mis futuros hijos no tengan una venda en los ojos, y sepan el verdadero sentido de vida. Porque quiero que sepan que nada es de color de rosa, que la vida es dura, que el sufrimiento está sin que nadie lo invite, que la intolerancia pasea con nosotros y a nuestro lado, que el dolor nos acompaña en la soledad, que la injusticia se respira con sólo abrir lo ojos, que la vida es un sin fin de muertes…
Porque quiero que vivan la vida, que disfruten, que luchen por sus objetivos, que expriman cada segundo en cada minuto, que valoren lo que tienen, que sonrían, que lloren y, sobre todo, que no hagan daño ni causen dolor a los demás, que desgraciadamente, de eso ya se encarga la propia vida y los malnacidos que habitan en ella. Porque quiero que sean felices…

Quizá así algún día me puedan explicar lo que yo no he entendido, ni entiendo, ni entenderé, ni jamás encontraré una explicación.

Hay que ser muy hijo de puta.


Vive y deja vivir.


Buenas noches,
Aileon

viernes, 6 de noviembre de 2009

Lo que hay que ver...




- ¿Sabes cuánto hay que pagar para ir a ese gimnasio? Es que me han dicho que está muy bien, pero que es un poquillo caro, unos 60 al mes.
- Alaaa ¿quién te ha dicho eso? Eso es mentira, yo desde hace cuatro años voy a ese gimnasio dos veces por semana y no pago eso. Madre mía, ¡¡¡qué barbaridad!!! No, no. Tú ni puto caso.
- Si no es mucho preguntar ¿cuánto pagas al mes?
- 55 euros.

Joder, o yo soy tonta o me hacen tonta, o los demás son tontos, o las tres cosas.


Pues eso, tengo que revisar urgentemente mi concepto de barbaridad.

Para todo lo demás…Vaffanculo.

Llega el finde y una se vuelve cañera.
Hoy tengo cena con amigas.
Tapeo del bueno con el camarero Miliki
Risas de postre.

Buen finde,
Aileon

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Silencio





¿Crees que me conoces?

Dicen que las palabras delatan y nos dejan ver el verdadero yo de todo aquel que lee y escribe, que lamenta y sueña con su pluma y su mirada, aquel que sigue sus pensamientos sepultados en forma de vocales y consonantes teñidas de tinta, reseca por el tiempo sin números ni agujas que lo acompañen. Todo o parte de la nada es un espejismo, una capa de doble filo que silencia lo invisible a los ojos del que está cansado de ver, y se deja llevar por la tormenta de arena fina que zarandea los recuerdos sumergidos en sollozos y lúgubres sonrisas. Como marionetas sin cuerdas, van de boca en boca, en manos que no son su voz. Quedan plasmadas en un papel en blanco, con intención que alguien les devuelva su vida, su falsa vida. Como el vaivén, regresan, vuelven y se van…Huyen en busca del herido, del que carece de sentimientos, del vacío sin pensamientos. Y se apoderan dejando sin aliento al afásico que busca desesperadamente impotente su voz. Y se burlan de los que creen que les dicen la verdad. Y aparecen cuando sobran, y desaparecen cuando no las necesitamos. Dicen que las palabras nos delatan. Después de esto, estoy segura.



Aileon


lunes, 2 de noviembre de 2009

A mí, lo curioso me emociona...




No sé si alguna vez lo he dicho, pero tengo dos ahijados. Uno de ocho años, hijo de una prima de mi madre, y el otro mi sobrino de seis, que es mi niño. Ambos, me vuelven loca. Y yo como loca, estoy encantada. Lo curioso es que a ambos les regalé unos peluches cuando apenas tenían meses. Al mayor, un Bambi. A mi sobrino, un perro. Y es que parece que los haya parido a los dos. Se parecen tanto a mí, o yo me veo tan parecida a ellos, que...

El otro día hablando con mi prima, me dijo que mi ahijado aún duerme con ese muñeco, que es su preferido, que lo tranquiliza cuando lo toca. Tiene muchos juguetes, juegos y demás, pero como Bambi, ninguno. Lo curioso, es que mi sobrino con todo lo que tiene, no puede separarse del perro que le regalé cuando apenas tenía 9 meses. Donde va mi sobrino, detrás está su peluche. Ya es uno más de la familia. Si se cabrea el primero que recibe es él, pero cuando se despierta el que recibe sus primeros buenos días es su peluche del alma.
Y yo, pues…Me emociona saber que, después de todo lo que tienen los niños hoy en día, tengan un especial cariño a unos peluches que compré hace años. A mí, estas pequeñas cosas, me emocionan.


- Tita, ¿los muñecos tienen cerebro?
- No
- Y ¿por qué?
- Porque no son seres vivos y no tienen corazón.
- ¿Ah no?
- No.


Justo negarlo con rotundidad, bajó la mirada. El pobre se quedó callado, lo abrazó con fuerza y miró con pena a Jacky (el perro de peluche). Y yo pensé, menos mal que no es un ser vivo, de lo contrario yo creo que Jacky ya se hubiera suicidado porque tela mi sobrino el trote que le ha dado, y que le queda por dar…

Y como hablando en voz alta dijo...


- Jacky, no hagas caso a la tita, que dice que no tienes corazón. Los mayores no nos entienden. No importa, yo te quiero igual…

Y entonces pensé,

Es verdad, los mayores no nos entienden…


Nota:
Aquí os dejo uno de los Spiderman que le he hecho a mi sobrino. Está hecho con plastilina, a ojo. Vale, no es lo mejor. Pero yo lo hago con todo mi cariño, y él está encantado. Mi hermana no tanto que dice que luego se lo tiene que hacer ella, y no tiene ni idea, jeje.
Pero aún así yo me aprovecho y tiene toda la habitación empapelada con cosas que le hago (dibujos, dibujos con plastilina, con tela,...). Me encanta dedicarle tiempo a ello, porque no es que pierda el tiempo en eso, más bien lo gano en felicidad con el simple hecho de verlo a él feliz...

Nota 1:
El día que tenga un hijo, ya puede temblar…


Aileon

sábado, 31 de octubre de 2009

Dudas


Si el payaso busca la sonrisa del niño,
Y el artista los aplausos del público,
¿Qué busca un bloggero?


Aileon

viernes, 30 de octubre de 2009

ESO, aquello, lo otro, y yo echando humo...





Los hombres son así.
Pegan frenazos de testosterona
y babean ante hembras que quitan el sentido.
(Nunca lo devuelven)




¿Qué pasa con el resto de las mortales?
También tenemos derecho a pisar la cebra,
y no esperar a que vengan las jirafas a salvarnos la vida…
.............................................

Y cambiando de tema, pero sin dejarlo, como a la inversa, y como una que yo me sé, diré que el otro día tuve un sueño tan…tan…, como decirlo…tan…tan…ESO,… que me desperté y lo único que me apetecía era fumarme un cigarro. Y eso que no fumo.

Como se nota…
…bueno más que notarse, se siente.
Buen fin de semana,
Cuídense.

Aileon

jueves, 29 de octubre de 2009

Popurri


Para empezar os dejo esta canción.
Yo sé que nunca estaré sola.
Y si lo estoy ...
Siempre me quedará mi sombra.
Los días nublados los obviamos ¿no?





Haciendo gala de mi parecido físico con este maravilloso anfibio he comprado estas dos encantadoras ranas para no resbalarnos en la bañera. Recordad que soy rara, no rana.




El enorme mapamundi que me regalaron
y que adorna una de las paredes de mi habitación.


Dicen que nos parecemos.
Pero mi hermana es la única que lleva tatuajes
en los tobillos y muñecas.


Mis nuevas botas.
Aunque parezca mentira,
la visión óptica falla y mucho.
Tengo un 36.
El caballo lo tengo en la puerta.





Nota:
Todas las imágenes están hechas por mí,
incluso la del mapamundi,
a pesar de no llevar mi firma.
Aileon

martes, 27 de octubre de 2009

El Adidas...



A veces siento como si durmiera abrazada
al mismísimo jugador.
Y yo encantadísima.
Claro, que él duerme con su niña
pero espero que no sea la del exorcista…

Aunque a veces, no sé yo.
Cierto parecido tengo cuando me entra la mala leche.

Pero vamos a dejarlo ahí,
no sea que vaya a salir perdiendo, jeje.


Aileon

domingo, 25 de octubre de 2009

Incubando





Creo que la lluvia del otro día me ha pasado factura. Llegué toda mojada, con escalofríos y con ganas de comer algo calentito. Algo raro en mí, pero tan cierto como que mi nombre tiene seis letras.
Estoy con dolor de cabeza, malestar, y dolor al tragar. No sé, puede que esté incubando mi primer resfriado de la temporada. Puede. O también puede que el tiempo, y los hechos me hagan estar así. También puede ser. Y es que no siempre aparece la lluvia cuando más la necesitas. No sé, a lo mejor quiere dejarme el protagonismo sólo a mí. Podría ser. Y es que incubar algo es lo peor que puedes sentir porque sabes que luego vendrá lo peor. Es una espera inútil, absurda y tremendamente jodida. Entonces es cuando te das cuenta que no vales para nada, que ni rayos de luz, ni siquiera de oscuridad. Es cuando verdaderamente te das cuenta que lo mejor es darte por vencida. No merece la pena luchar por algo que ocurrirá de todos modos. Algo imparable. ¿Para qué? Es tu cuerpo, tu mente. Asunto resuelto. Nada que hacer.

Lo peor de todo es que precisamente no estoy hablando del resfriado…



Aileon

viernes, 23 de octubre de 2009

Vuela alto...






Si alguien te intenta cortar las alas,
En lugar de ayudarte a volar,
Échalo de tu vida.
No merece la pena.
Gusanos hay muchos.
Mariposas muy pocas.

Deja que te vea volar…



¿En qué lugar te gustaría estar en estos precisos momentos?

Yo, aquí y ahora…





Nota:
Si tuviera que bailar una canción lenta, sin duda alguna ésta estaría entre las primeras. Esta canción me enamora una y otra vez. Es como si la escuchara retumbando en esas cuatro paredes, a media luz, entre susurros, caricias y tiernas miradas.

Buen fin de semana,
Cuídense.
Aileon

miércoles, 21 de octubre de 2009

Esas zonas frías no me gustan...



Últimamente veo este programa. No me pierdo ni uno, no me preguntéis el porqué, pero es así, aunque me deje escalofríos en el cuerpo. Creo que no se trata de creer o no, simplemente de sentir. Por desconocimiento y porque me da mucho ‘yuyu’ estos temas me merecen todo el respeto del mundo.




Aunque claro, pensándolo bien el equipo llega, graba, comprueba, demuestra, da validez a las historias que se cuentan y se va satisfecho con su trabajo. Como despedida le dice al hombre del faro ‘no te preocupes, el faro está embrujado, pero no hay que tener miedo’.

Ya claro, a ver quién es el chulo que entra ahí solo a medianoche…



Cada cual en su mundo ¿no? ¿Para qué demostrar que habitan entre nosotros?


Aileon

domingo, 18 de octubre de 2009

No, no es lo mismo...


..................
..........
.....



Hay momentos que uno habla en silencio, y otros que grita sin voz. Lo terriblemente lamentable es que te ocurra cuando otras personas compartan tu mismo espacio de tiempo. Porque ya lo dicen, no es lo mismo oír que escuchar. Pensamiento sabio donde lo haya. Pero no, a estas alturas de la película, de mi película, ya no es lo mismo. Pero tampoco le doy importancia, sólo la justa y necesaria. Todo es cuestión de prioridades y de personas. Sí, ahí está el truco –esta vez sin magia-. En las personas. Y es que si algo me da rabia es darme cuenta de cosas que sólo mi intuición conocía. ¡Qué sabia, la muy jodida! Porque una cosa es mirar y otra muy distinta ver. Con ojos abiertos o cerrados, eso es lo de menos. Al fin y al cabo, hay cosas que se ven mejor con los ojos cerrados, que no es lo mismo que tener los ojos vendados. Y es cuando te das cuenta que no es lo mismo oler que percibir. No, no es lo mismo, aunque todo esté relacionado. Así es la vida. Al igual que comerte el mundo. Claro, no es lo mismo comer que saborear la vida. O eso se rumorea. Si algo está claro es que de la nada nace el todo, y en el todo permanecemos. Fácil pensamiento, difícil solución. Pero entre tú y yo -con sinceridad- no es lo mismo tocar que acariciar. ¿Verdad? Son dos cosas muy distintas. ¿La razón? Está en las personas.

El truco está en llegar al clímax de los sentidos, de mis sentidos, y ahí es donde entras tú, en el sentido de mi vida.


Aileon

viernes, 16 de octubre de 2009

¿Ya?

.................
El lunes este blog cumple dos años.






Por cierto, vuelvo a mi pelo moreno…

Buen fin de semana,
Cuídense


Aileon

miércoles, 14 de octubre de 2009

Es el puto defecto...




Tengo muchos defectos, pero sobre todo tengo uno que me concome por dentro. Luchar contra él parece posible, aunque es imposible. Ya saben lo que dicen. No siempre Ser y Parecer son lo mismo. Sólo comparten el tipo de verbo.

Muchos años de labios sellados y de palabras al aire. Quizá la juventud, o quizá para alimentar mi pluma. Quizá…Tampoco quiero averiguar más allá. Quizá eso sea una virtud. Ya no lo sé.





Todo lo que me he llegado a callar, ahora lo suelto. Para eso tengo labios y palabras. No tengo horchata en las venas, y eso hace que la sangre me hierva constantemente. Siento y padezco. Me quejo y lucho cuando sé que tengo razón. A veces, no. Entonces es cuando me callo.

Si discuto con alguien, me arrepiento segundos más tarde. Me cuesta reconocer mi culpa. Es el puto defecto. O yo. Ya no lo sé. Ambas cosas me pertenecen.

Y es que tengo que pedir tantas veces perdón que se me olvida que también tengo cosas buenas…

Nota:
He descubierto hace poco esta canción.
Me encanta. Gracias!!
Aileon

lunes, 12 de octubre de 2009

...como de la nada me atrapaste para siempre




Genial, inolvidable, insuperable...

Quería hacer una crónica de todo lo que ha dado de si mi estancia familiar en Salou este fin de semana, pero me limitaré a poner una foto que hice. Me llamó la atención. ¿Los motivos? Cada cual que saque sus propias conclusiones…






Para el nene:
Yo, también.
La pregunta formulara tú
Aileon

viernes, 9 de octubre de 2009

La única especie rara soy yo


...
Esta entrada puede hacer que cambien la percepción, ya sea buena o mala, que tienen algunos de ustedes de mí. Pero me arriesgaré. Así soy o así me he hecho. Sobre gustos no hay nada escrito. Para eso están los colores, y los distintos canales de televisión.


- ¿Otra vez estás viendo cosas de esas?
- Sí, ¿cuál es el problema?
- Mira que eres rara, a todas las chicas le gusta hacer cosas de chicas y demás, y a ti mirar documentales de tiburones, y bichos de esos raros.




Si algo he dicho por activa y por pasiva en este blog es que me gusta todo lo que tenga que ver con el mundo marino, todo lo que habite en aguas, ya sean pantanosas o cristalinas. Y es que me apasiona todo lo que vive bajo agua.

Pero sobre todo lo relacionado con tiburones, cocodrilos, pirañas y anacondas. Sí, lo reconozco, lo mejorcito, me gusta lo más dócil. Vamos, que los nemos ( que no memos) me atraen, pero no hasta cierto punto de ver todo tipo de documentales, reportajes, teorías, estudios que hablen y traten sobre esos odiados, para la mayoría, animales. Para mí, no lo son.


Para cualquier nadador, o para cualquier persona, la palabra tiburón es sinónimo de miedo. Normal, y mejor que sea así. Pero lo cierto es que mucho se ha dicho sobre este animal, pero muy poco de cierto. Poco. Se ha creado un mito acerca de este animal que nada tiene que ver con la realidad. Hay muchas especies de tiburones, y no todas tienen los mismos hábitos, alimentación y comportamiento. Y es que todo nadador debería conocer la zona en la que nada, si hay alguna especie que pueda poner en peligro su vida y, sobre todo y lo más importante, saber o tener un mínimo conocimiento de como actuar en el caso que se exponga a ello.

Los tiburones atacan por curiosidad, porque confunden a los nadadores, surfistas, con presas fáciles e indefensas (focas, tortugas, etç). En realidad son animales carroñeros que se alimentan de animales heridos, muertos o putrefactos. Muchas veces atacan y sueltan a la presa porque la carne humana no es lo que dicho animal espera para saciar su hambre.





Conociendo un poco más esta especie, y su hábitat se evitarían muchos ataques de tiburones a humanos. Comportamientos que todo nadador, buceador, o amante del mar debería saber ante la presencia de estos fantásticos animales, porque no hay que olvidar que ése es su hábitat, no el del humano. Fácil teoría que, la mayoría de las veces, se pone en práctica con terribles consecuencias.

Comportamientos que debería saber todo aquel que se sumerge con estos animales: no nadar cuando apenas hay visibilidad (sobre todo al atardecer), mantenerse siempre en el fondo sin movimiento (para los buceadores) y no permanecer a flote ante la presencia de estos animales, no estar cerca de ellos cuando se están alimentando, no llevar nada que brille porque los pueden confundir con determinados tipos de peces, si los tiburones estrechan el círculo y se acercan demasiado al humano, no hay que tentar a la suerte, hay que salir del agua lo más pronto posible y, sobre todo y lo más importante, no perderlos jamás de vista. Nunca hay que darle la espalda a un tiburón. A un tiburón blanco, menos. Ellos te observan por desconocimiento, por curiosidad, hasta que se cansan y se alejan en las profundidades…






Con esto no quiero decir que no sea un animal temido, porque lo es, porque desgraciadamente las cifras sobre los ataques de tiburón no mienten. Son animales tremendamente peligrosos aún adoptando las medidas pertinentes. Sólo que en muchísimas ocasiones esos ataques se podían haber evitado conociendo su hábitat y todo lo que ello conlleva, porque al fin y al cabo, estamos frente al depredador más respetado de los mares y océanos.


Otro día hablaré de las anacondas. El último documental que he visto me ha dejado sin aliento. Impresionante, y lo peor de todo es que es real como la vida misma. Sí, la anaconda gigante del Amazonas. Evitaré poner imágenes que puedan herir vuestra sensibilidad.

De víboras o de lenguas viperinas, mejor no hablo, porque tendría que poner nombres y apellidos… Y no está la cosa para dar nombres.


Aquí os dejo el enlace que escribí hace algún tiempo sobre surfistas. Está relacionado con los tiburones. Clica AQUÍ.


Sólo me queda decir: mucho gusto y encantada de haber intercambiado palabras y pensamientos con ustedes, lo digo por todo aquel que después de esto no quiera regresar más a este espacio. Lo entenderé, pero nunca cambiaré, jeje Supongo que llevo una bióloga marina en mi interior.


Nota:
Me voy mañana con mi familia a Salou. No regreso hasta el lunes.
Se me cuidan. El lunes paso lista (bueno los que me abandonaron después de esta entrada, pues no, claro jejeje)



Enya, y tiburones en un mismo espacio de tiempo. No está mal ¿no?

Aileon

miércoles, 7 de octubre de 2009

Estas modernidades...



- Noelia, mañana te vienes conmigo porque el chico me tiene que explicar como funciona todo eso, y mejor que estés tú que de eso entiendes más.
- ¿Yo? ¿Seguro papa? Pero si yo para las modernidades soy nula, pero sí, sí, ya iré y de paso lo veo.


Y es que mi padre está como un niño con zapatos nuevos, porque después de tantísimo tiempo, se ha comprado un coche nuevo, bueno coche no, cochazo. Dios, si eso es para subirse, dejarte llevar y no bajar nunca.

Así que hoy hemos ido al concesionario para que el chico nos explicara como funciona lo básico y todas las chorraditas que tiene el coche. A mi padre le gustó el maletero porque lo quería grande, y a mi
madre pues eso, las chorraditas que tiene que no son pocas.

Pues bien, una vez hemos llegado allí pues le ha dado los papeles correspondientes y el manual del coche y de GPS, bueno el tocho como manual para saber como funciona cada botón, que por todas partes hay chismes de esos que hacen alguna cosa. Que digo yo ¿para qué tanto? No sé, las modernidades y yo no nos llevamos muy bien.




La verdad es que el chico nos lo ha explicado muy bien, o yo es que estaba atenta de todo lo que decía, o es que a mí me ha dado por escucharlo atentamente. Que si el maletero, que si la seguridad, que si los botones del volante, que si los retrovisores, que si la calefacción individual, que si el techo se abre, que si este botón jamás lo toques (ya verás como se tocará jeje), que si en viajes largos te memoriza la velocidad, que si esto que si lo otro, que si… Y yo haciendo bromas a mi padre ante las sonrisas tímidas del chico.

- Noelia, ¿te vas con él?
- Ah, sí, sí… Yo voy donde haga falta.



Una hora más tarde, mi padre se ha ido en su coche y el chico y yo nos hemos subido en el nuevo, porque tenía que echarle gasolina y llevarlo al parking mientras mi padre nos esperaba allí. De paso yo experimentaba la primera sensación al subirme en ese coche. Suave, suave…

Mientras él conducía y me iba explicando cosas del coche (menudo dominio en el volante), hemos hablado un poco del pasado. Sí, resulta que a ese chico lo conozco y él me conoce a mí porque íbamos al mismo colegio. Y es que a mí no se me olvidan las caras. Él parece que tampoco.

Una vez hemos llegado al parking mi padre ya nos estaba esperando. El chico ha abierto lo del techo para que viera que el coche entraba sin problemas. Ya ves, lo ha aparcado sin hacer ruido, como si cada día entrara el coche ahí. A ver mi padre, que sé que le costará un poquillo al principio. El chico dice, mira ahora se activará la cámara…Ya ves, y mi padre haciendo gestos, ¡¡¡cómo si no lo estuviéramos viendo desde dentro del coche!!!
Luego mi padre ha acompañado al muchacho al concesionario.

El coche ya está en el parking. Joder, impresiona verlo ahí. Y es que yo lo veo enorme, claro que con mi estatura, pues cualquier cosa se ve grande.

Joder, si en el coche del nene ya no me veo, es más, cuando llegamos mis padres siempre le dicen: ¿Qué no ha venido la Noelia? Le tienes que comprar un cojín. ¡¡¡Qué graciosos que son!!! Pues imagina con éste…


Al llegar a casa,

- Papa, ¿te has enterado de todo lo que te ha dicho el chico?
- Sí, ya está todo en la mente.
- ¿Seguro?
- Que va, si eso se aprende con la marcha.



¡¡¡Yo sí que lo tengo en la mente!!! Así que nada, mañana vamos a probarlo mejor, y de paso con tranquilidad le volveré a decir a mi padre lo fundamental para que por lo menos los primeros días no vaya perdido, o para que mi madre no lo ponga nervioso. El nene, especialista en estas chorraditas y modernidades, ya le explicará el resto.

Este fin de semana (puente) iremos a Salou (una vez más, jeje), a un hotel que siempre hemos querido ir, pero ésta vez vamos toda la familia, ya que mis padres desde hace tiempo no tienen un fin de semana libre por la enfermedad de mi abuela. Así que será un motivo para estrenar el coche nuevo.

¡¡Menudo cachondeo!! Y mi sobrino que áun no lo sabe... A mí me hace muchísima ilusión ir con todos porque seguro que me reiré muchísimo y nos lo pasaremos genial. Yo a veces me pregunto ¿ya se lo han pensado bien mi cuñado y el nene en formar parte de esta familia?





El nuevo coche de mis padres tal cual a éste.

Nota:
Rara vez las canciones que pongo en cada entrada tiene relación con el tema que trato. Simplemente es la canción que escucho cuando escribo la entrada.

Aileon