miércoles, 30 de diciembre de 2009

ReSisTiré



Estoy de un sensible
que no está escrito en los libros,
ni en el firmamento.

Feliz salida y entrada de año
a todos los que seguís este blog.

Cuídense,
Aileon

martes, 29 de diciembre de 2009

Días de gente


Hace nada que he llegado de la capital. En realidad teníamos que ir todos, como cada año, pero mi madre ha fallado. Y yo... ha faltado poco. Al final la pastilla me ha hecho efecto y mi amiga del mes ha pasado desapercibida unas cuantas horas. ¡¡Menos mal!!

Una hora de trayecto y yo casi me duermo. Y eso que tanto mi padre como mi sobrino no dejaban de tocarme el bolso como si me lo robaban. Si es que…Es raro en mí, que me entre sueño pero lo cierto es que desde hace más de un mes duermo poco y mal, y a la mínima lo noto. Ahora ya sí.

Cuando hemos llegado nos hemos ido directamente al decathlon. Comprar regalos es difícil pero si encima viene mi sobrino la cosa se complica. Suerte a mi padre que se lo lleva en los momentos precisos. ¡Cómo le engañamos! Y suerte a los chicos altos que trabajan allí que me hacen la situación más fácil, jeje. Porque digo yo que siempre me gusta lo que está más para arriba. Evidentemente no pondré lo que se ha comprado por si alguien de mi familia lee el blog, porque sólo lo sabemos mi hermana y yo.

Por primera vez, este año hemos hecho el sorteo de elegir un papelito con un nombre dentro y sólo regalar a esa persona. Es lo mejor. De la otra manera tenía que comprar regalos a todos, y quieras o no se va mucho dinero. De esta manera solo tendré que comprar a mi hermana, que es quién me ha tocado a mí, y al nene, claro. A él no falla. Y encima después de los regalos que me ha hecho para mi cumpleaños y Navidad, no me puedo quejar porque ha acertado en gustos. Me ha comprado un móvil- ya tocaba porque el mío se caía a cachos- y un mp3 blanco. Me ha hecho más ilusión lo segundo que lo primero, porque sin música no soy nadie. Sin móvil, me da exactamente igual. Tal cual son…








Aileon

lunes, 28 de diciembre de 2009

Otra para la lista...




Lo que me faltaba por oír.
Dicen que me parezco, que me doy un aire.
Joder, pues si viene ventisca…

¡¡¡¡Miedo me da!!!!

Aileon

jueves, 24 de diciembre de 2009

Lo mejor





Lo mejor que puedes hacer en la vida es creer en ti y dudar en cada momento. Será la única manera de estar convencido de lo que haces y si merece la pena.

Lo mejor que pueden hacer los demás con tu vida es ponerse un esparadrapo -de farmacia mejor que son más buenos- en la boca y quitárselo sólo para respirar. Y, a veces, ni eso.

Aileon

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Ni para pipas...



Consecuencias, escarmientos o simplemente baja en defensas, estoy y me siento fatal. Me duelen hasta las pestañas. Creo que acabaré así el año…





Espero poder empezarlo así…






Por cierto,
felices fiestas y todo eso.

Aileon

domingo, 20 de diciembre de 2009

Dale caña, morena...mía


Esta canción es la que sonó en el coche…





Hoy estoy doblemente resacosa. Una por felicidad y la otra por malestar general (no se debe al alcohol porque no bebo, sino a mi vestimenta poco apropiada para las bajas temperaturas). Aún así firmaría una y otra vez, para volver a repetirlo. Por un momento me olvidé de todo. Hasta de mí. Con corte y peinado nuevo le doy a mi fin de semana un excelente, casi matricula de honor. Hoy, las consecuencias. No me importa.



Conversación entre dos hermanas:

- Willy*, hay un fondo de pantalla que me recuerda a ti, los ojos, pero no me digas el porqué, no sé. Quizá porque te gustan las películas de terror, pero no sé…Lo veo y pienso “mira mi hermana”…
- ¿Así? A ver…
- Éste, es como tú.


Yo mejor no digo nada.
¿Qué hago con ella? ¿La tiro por un puente?







*:Así me llama mi hermana.
Una larga historia que me acompaña desde que yo era una niña-adolescente. Tiene su explicación.

Aileon

viernes, 18 de diciembre de 2009

Dicen que el truco está en no mezclar...


Por fin es viernes. Hoy tengo que ir a darle la cena a mi abuela, con o sin yogur.
Y mañana sábado. Ya, visto así ninguna novedad ¿no?

Pues bien, en mi caso, sí. Tengo ganas y no. No sé como explicarlo. Bueno sí, tengo ganas y no. Tengo ganas porque hace tiempo que no salgo y porque tengo ganas de echarme unas risas diferentes a las habituales y pasar un buen rato, en este caso, dos.

Sí, ahí viene lo diferente. A basta de una, dos.

Mañana tengo comida con las mujeres que somos asiduas a la panadería que hay debajo de mi casa. Mi madre ya ha ido en más de una ocasión, y en ésta, me apunto. Bueno me han convencido. Ahí las risas están aseguradas. Además con deciros que yo soy la segunda más joven, así que imaginaros…Mujeres de todas las edades y con ganas de pasarlo bien. Ya verás. Ya me han dicho que esas comidas se alargan hasta las 10 de la noche o más. Entre chupitos, risas, y… ¿he dicho risas? Pues eso que yo como mucho hasta las 8, y tres chupitos. No más…







No más, porque tengo que llegar a casa y prepararme porque a las 9:30 tengo que estar en aquel restaurante para la cena de navidad con mis amigas. Incluida mi hermana y la hermana de una amiga, que a su vez mi hermana y ella son amigas. Se entiende ¿no? Claro, tanto mi hermana como yo, somos amigas de mi amiga y su hermana porque nuestros padres son amigos de toda la vida. Bien ¿no? Pues a lo que iba. Mis amigas de toda la vida (falta la madrileña que ya mismo la veo) iremos a cenar a un restaurante, diferente al habitual (¡¡qué lástima no veremos a Miliki!!!) y a ver qué tal.


Pues eso, si tienen cenas de empresa, amigos y demás, se me portan bien. Se me cuidan y cuidado con las carreteras, bueno no, con las carreteras no, con vosotros mismos. Que la carretera siempre es la misma. Nuestro estado, no.

Buen fin de semana,
Cuídense,
Aileon

jueves, 17 de diciembre de 2009

La 401






Voy a quitarle hierro al asunto, porque hay que llevarlo lo mejor posible e intentar sonreír, aunque no es fácil, e intentar que el ánimo no decaiga. Y ya está. No hay más remedio.


Ella está en la peor planta, en la que no están bien mentalmente. Con deciros que entrar, entra todo el mundo, pero para salir tienes que poner un código. Algunos son agresivos, otros duermen todo el día, otros chillan…Como es el caso de mi abuela. Chilla a todas horas, llora, no abre los ojos, no duerme, ve niños, hombres de negro,…Y todo eso chillando, sin ni un minuto de descanso. Ya no saben que medicamento darle para tranquilizarla un poco. Hace poco nos llamaron y nos dieron un gran susto con tanto medicamento. Su cuerpo está relajado, pero su mente no. Trabaja a todas horas. Y para colmo no come, o casi nada. Cierra la boca y si encima la comida se la tenemos que dar con una jeringuilla, la cosa se complica.

Ayer fui a darle la cena a mi abuela en la clínica donde está para la recuperación. El día que no puedo ir, va mi madre y el día que ella no puede, voy yo. De todas formas nos han aconsejado que no siempre vaya la misma, porque allí es para acabar desquiciada, desesperada y completamente ida de mente (no me gusta la palabra loca. Tengo mis motivos). Así que entre mi madre, una señora que va los fines de semana y yo pues nos vamos apañando. El problema vendrá cuando nos digan que está recuperada (de la cadera porque de la mente ya no) y que no la pueden tener allí. Y sin plaza en una residencia, como comprenderéis no estamos dispuestos a pagar 2000 euros cada mes (sí, sí, habéis leído bien) porque así la dejarían un tiempo más allí. Yo no he ido a las citas pero vamos, eso si es de locos porque dicen que no hay plazas, pero si pagas sí. Y nada menos que esa cantidad, joder…Y pueden duran unos meses como muchísimos más. Y mi abuela tal como está es imposible tenerla en casa. Ya no.

Pues bien a lo que iba, ayer como otras tantas tardes llegué al centro. Nada más entrar ya supe que pasaría un calor de mil demonios. La ropa que llevaba no era la adecuada. Nada más entrar una mujer me coge de la mano y me dice que no sabe donde está su habitación. Se lo digo a la enfermera y me dice que no le haga caso (cada vez que salía de la habitación me decía lo mismo). Paso por el comedor donde están todos ahí, cantando villancicos y me dirijo hacia la primera habitación donde está mi abuela. La 401. Ya la oigo de lejos. Esta vez chilla llamando a mi padre. Menos mal que mi abuela está sola en la habitación. Entro y la que chilla soy yo. Contenta por verla. Aunque su mente aún no ha regresado...
...



Le quito la barrera para poder acercarme para darle un beso mientras le acaricio la mano que sujeta fuertemente contra su pecho un peluche de mi sobrino (como se lo quites se pone peor). Ni siquiera abre los ojos. Sigue chillando, delirando mientras le digo que fuera hace mucho frío, y que ojalá nevara. Ojalá.

Quedan 15 minutos para la cena. Me siento en la silla y la observo. Esta vez no entiendo lo que chilla. A los pocos minutos reparten la cena. Entre los chillidos que se me meten en la cabeza, la gente que cantaba los villancicos y encima mal, y el calor que hace…ufff!

La comida se la doy como puedo, porque no traga. Y con la jeringuilla es difícil saber cuando hay que parar, cuando tiene la boca llena. Yo venga para dentro, pero claro, como dice mi padre, no le metas tanto que las vas a ahogar, ufff. Y ella cerrando más la boca y yo cabreada para que la consiga abrir algo y de lado, ya que la comida se la tengo que poner por el lado. Y yo unas calores que ya no me puedo tirar más para arriba el jersey…Venga, yaya, ahora el yogur que a ti te gusta mucho. Vaya si le gusta.

Absorbo con la jeringuilla el yogur de coco y cuando iba a dárselo ¡¡¡¡zas!!. No sé que narices hice que salió todo disparado. Normal, si esa jeringuilla va muy dura…¡¡¡Ala!!! Por mi jersey, sábanas, suelo…Hasta por las paredes porque mi padre cuando vino dijo ¿Qué es eso blanco de la pared? ¡¡Qué horror!!! Ahora la que chillaba era yo, y me dio la risa. Normal en mí. Me suele dar la risa. Y si me daba la risa me entraba más calor. Uff, que manera de sudar. No podía parar de reír. Menos mal que estaba sola. Menos mal… Es que daba muy mala impresión y se notaba muchísimo sobre todo en las sábanas. Gotas blancas, semitransparentes por todos lados. Ya me veis cogiendo las toallitas y pasando por todos los lados el dichoso yogur y un olor a coco que tiraba para atrás…. Y lo peor de todo es que mi abuela tenía la boca abierta. ¡¡¡Ahora ¿No??!!! Qué ya no había yogur!!!! Ayyyy, yaya, yaya...

Y lo curioso es que ¡¡¡joder!!! con la poca cantidad que hay dentro y lo mucho que se ve cuando se desparrama fuera…


He intentado quitarle hierro al asunto o hacer de tripas, corazón. Es lo mejor. Porque hay que llevarlo lo mejor posible e intentar sonreír, aunque no es fácil, e intentar que el ánimo no decaiga. Y ya está. No hay más remedio.


Aileon


martes, 15 de diciembre de 2009


Aileon

Es mejor dormir que soñar...






Desde hace días me quedo dormida en el sofá. Y eso que el sofá no es nada cómodo. No sé, en la cama sólo hago que dar vueltas, vueltas y me pongo nerviosa. Muy nerviosa. Hasta le estoy cogiendo manía. Cuando me pasa eso, me trae muy malos recuerdos. Me niego a medicarme para dormir. Ya lo hice en su día por obligación médica, y no quiero que se vuelva a repetir. En cambio, en el sofá apago la luz con el único reflejo del televisor y ahí poco a poco voy cerrando los ojos...

Me niego tantas cosas, que acabo por necesitarlas más que nunca.

Aileon

sábado, 12 de diciembre de 2009


Hoy, día 12, es mi cumpleaños.


Aileon

viernes, 11 de diciembre de 2009

Eso no es normal


De mujeres anda el tema…

Esta entrada la escribí hace algún tiempo. La pongo ahora- añadiendo las notas finales- porque quiero quitar el ambiente de tristeza que he creado en este blog debido a la situación que estamos pasando. No me gusta hacer de esto, algo triste. No va conmigo.





Pues como iba diciendo, tengo que pedir hora para el ginecólogo. Ya han pasado dos años desde la última vez que me hicieron la citología, y ya me toca.





Aún recuerdo el día en que me pidió que la acompañara al ginecólogo porque siempre que iba lo pasaba mal, apenas dormía la noche anterior y se ponía de lo más nerviosa con sólo pensar en la vergüenza que pasaba y lo dolorida que estaría días después de la prueba. Toda ella era un flan. Y no es para menos, muchas mujeres lo pasan realmente mal, y sienten dolor, no por en sí la prueba, sino porque es una situación incómoda, y eso hace que estés más tensa de lo normal. ¡¡¡Porque una cosa es verlo así como el que no quiere la cosa, y otra muy distinta es sentarte a centímetros y ver que tiene esa mujer ahí…!!! Y si encima te ponen un potente foco para ver mejor pues…
Claro que, no a todas nos afecta de la misma manera. Yo voy de lo más tranquila, ni tensa ni dolor. Nada. Es cuestión de minutos, y ya está. Hay tantas situaciones incómodas que no por el hecho de estar desnuda ante un desconocido con algo verde que te cubre tienes que estarlo más. Los resultados si me alteran el sueño.

Pero ella me pidió el favor, y yo la acompañé encantada.

- Hoy tu médico no está, te visitará otro.
- ¿Cómo? ¿Y no me puedes dar otro día?
- No, lo siento.


Vaya mierda, pensó en voz alta. Si ya estaba atacada de los nervios con su médico de toda la vida, al que conocía, con uno nuevo ni os cuento. No sabía como tranquilizarla. No es lo mío. Yo voy y vengo por los demás, pero dar ánimos pues…no. No nací para eso.

Pasados los cinco minutos de espera en aquella sala solitaria la puerta se abrió y la enfermera dijo su nombre. Ambas nos levantamos, ella un paso por delante de mí. Cual fue nuestra sorpresa cuando vimos al ginecólogo apuntando tras la mesa. La miré y directamente le di el pésame. ¡¡¡Joder si con sólo mirarlo daban ganas de cerrar las piernas!!! Sí, lo sé. No es un buen piropo, pero cuando se levantó lo vi tan…tan… que daba miedo. Un pelirrojo de casi dos metros nos saludó con un apretón de manos a las dos. Pero ¡¡¡menudas manos con sus correspondientes dedos!!!! ¡¡¡Qué dedos!!! Yo no dejaba de mirar esos dedos ¡¡¡Joder que eso va dentro y busca, rebusca y presiona!!!! Para muchas, eso en frío y en tensión, puede ser como cuchillos afilados….

Pasa ahí y quítate la ropa, dijo mientras se ponía los guantes de látex. ¡¡Toma ya!! Ni cómo estás ni nada. Se nota que iba a lo que iba, como todos, jeje. No, no. Como la mayoría, jeje Así mejor. Ella en vez de quitarse el abrigo se lo abrochaba más. Pobrecilla, porque no es fácil, pero hay que hacerlo. La salud es lo primero.

A mí realmente me da igual quién me visite, la cuestión es no bajar la guardia, y después de un sustillo que tuve, siempre la tengo en pie de guerra. Nunca se sabe.

Nota1:
Si a la modelo le piden un cánon de belleza, y al ingeniero un título universitario, ¿¿por qué al ginecólogo no le tienen en cuenta los dedos??

Nota 2:
El martes tengo hora para la revisión ginecológica.


Aileon

jueves, 10 de diciembre de 2009





Hoy al ir a ver a mi abuela he preguntado por una señora que estaba con mi abuela la primera vez que la ingresaron. Me extrañaba no verla en aquel sitio donde podía ver quién entraba y quién quería salir, donde observaba todo aquel que iba a visitar algún enfermo. Menos a ella. Nadie iba a visitarla. Quizá la habrán cambiado de planta, he pensado. Como tantas otras veces, no he acertado. La señora Carmen murió.

Me ha dado mucha pena. Sigo pensando mientras observo la fotografía de ella junto a mi abuela. Ambas sonríen. Una señora encantadora, de 95 años y con una mente que seguía con nosotros y no como la de mi abuela que se va y no regresa. Ya no. A veces sí. Una señora que siempre me cogía de la mano cuando iba a verla, con una mirada… A veces es mejor perder la memoria. Ya lo entenderás, me decía constantemente.Estaba sola. Sin hijos ni familia. Sola.

Una lástima. Una noticia que me ha entristecido, porque no se trata de que alguien sea de tu familia para sentir y sufrir su pérdida, o de tener un gran cariño o una enorme afinidad, nooo. Se trata de tener un poco de humanidad, y a mí eso si me duele en el alma. Una bellísima mujer, marcada por la soledad, donde su último suspiro desapareció como la brisa que entra por la ventana. Sin molestar ni hacer ruido.

Hoy tengo el día sensible, y ya son muchos...

Aileon

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Toc toc...no preguntes que soy yo

Desde el primer Érase una vez hasta el último Y vivieron felices se han narrado multitud de historias sobre un ser espantoso que aparece en la oscuridad y pronuncia cinco aterradoras palabras…

“Dicen que habéis sido malos…”


N. M.


¿Para cuando mi anuncio? O por lo menos yo no lo he visto. Muchos juguetes, muchos turrones, pero mi anuncio no aparece. Me niego a vivir una navidad sin él. Es como el calvo de la lotería. No lo pueden quitar. Reivindico desde aquí que lo pongan. He dicho. Es al único famoso que me entran ganas de abrazarlo por detrás.



Aileon

martes, 8 de diciembre de 2009

¿Nieve?


Esto es lo que he visto últimamente…















Una me ha hecho encender la luz, otra me ha sorprendido para bien, una era más de lo mismo, y la otra buena para una tarde de domingo. La opinión nada tiene que ver con la posición en la que aparecen.Prefiero no puntuar.

Aileon

viernes, 4 de diciembre de 2009