lunes, 27 de julio de 2009

...si no me traga es por algo

A mí estas cosas no me van. Soy más simple, más de campo, como las amapolas. Y es que estas cosas no están hechas para mí.
Puesto que los allí presente conocían la función de ese artilugio, me limité a intentar seguir el rollo para no quedar como una pardilla, que es lo que era en ese mismo momento.

- Noe, mira lo que nos regalan. Esto si que va bien…
- Ah, sí. Es verdad. Al menos nos dan algo útil.


Y tan útil que, en un principio y por la forma que tenía, pensé que era una herramienta, pero claro, ¿cómo nos iban a regalar una herramienta? A los hombres una navaja multifunciones, y a las mujeres una herramienta. Vale, no tenía sentido, pero yo qué se. Cosas peores se han visto. Y mi mente suele ser más rápida que yo.

- ¿Qué color te ha tocado?
- Verde
- ¿Me lo cambias? A mí me ha tocado naranja, y no me gusta mucho.
- Sí, no me importa.
- Una vez se lo vi a una mujer, y me hizo gracia. Tenía ganas de tener uno, y mira por donde nos lo regalan. Es de piel...

- Vaya, son de esas cosas que las ves, pero nunca te decides a comprarlas ( ni puta idea de lo que era, que mal se pasa siguiendo la corriente a algo que no sabes de que coño estás hablando)
- Ah, pues si nos lo dan se supone que es para que lo utilicemos ahora ¿no? ¿Tú no lo abres?

¿Y ahora que digo? Eso si es de ser pardilla y no el reconocer que era la única que no sabía para que narices servía aquel artilugio.


- Pues, la verdad es que no… Como es nuevo, no quiero estrenarlo (menuda tontería salió de mi boca, pero fue lo primero que me vino a la mente)
- Pues bien tonta eres, porque para tener el bolso en el suelo al menos lo cuelgas de ahí.
- Ah, pues también es verdad para eso están las cosas para estrenarlas ¿no?



Si en ese mismo instante hubiera sido un dibujo japonés me hubieran puesto la gota esa gorda que aparece en la frente. Madre mía ¿Quién se inventó eso? Toda la vida con el bolso en el suelo o colgado en la silla y ahora resulta que los podemos colgar en la mesa con ese pequeño artilugio que, por supuesto, desconocía de su existencia. Pero vamos, que mi vida después de conocer este pequeño y gran artilugio sigue completamente igual, sigo durmiendo boca abajo y con la mano bajo la almohada.


A modo de titular:
No lo he utilizado nunca. Ni lo utilizaré.

A saber donde está…


Lo mío lo controlo, pero hay temas en los que me considero una auténtica pardilla. Y no me refiero a este artilugio que me imagino que las mujeres lo utilizarán, sino a otro tipo de temas, a los distintos temas que nos depara la vida. Donde la mayoría llega, yo no sólo me quedo por el camino sino que encima me entretengo.

Pero si miro el lado positivo, al menos intento salir airosa de ese tipo de situaciones, aunque más de una vez haya hecho el ridículo, en la que digo por lo bajini “Tierra trágame” Pero lo bueno es que nunca me traga y siempre acabo riéndome de mi misma. ¿Qué remedio no? Si hoy en día el que no se consuela, sin duda alguna, es porque no quiere...

Aileon

4 comentarios:

MC dijo...

Hay dios mío! nunca habías visto uno de esos? jej tiene gracia...
Pues la próxima vez que te pase eso, preguntas y listo, que los demás seguro que preguntaron también la primera vez que lo vieron y no les paso nada.
Mil besos guapa!
PD: eso es que tenias otra boda??

Aileon dijo...

MC,
Sí, bueno eso pasó hace tiempo, pero no lo había visto, no!
Debería haber preguntado, pero por eso mismo,como todos lo conocían, pues yo que sé, me sentí tonta jejejeje

Es que yo no voy de restaurantes jejeje Que es donde más se ven!!

Pasa un buen día,
Besos!

Tu anonimo dijo...

Buenas

Yo la verdad que tampoco habia visto eso en mi vida,pero claro en mi caso es mas normal pq soy chico,lo tuyo no tiene tanto perdon,jeje
Y deberias de haber hecho lo que dice MC,preguntar que era,pq esta vez salistes airosa,pero otra vez quizas no salgas tan bien de la situacion,jeje

Que pases un buen dia

Un beso

Aileon dijo...

Tu anónimo,
Sí,tienes razón. En mi caso el delito es doble, ufff!!!! Y está claro que debería haber dicho que no sabía para que era, pero bueno, ¿y las risas que me eché yo misma después? Eso no tiene precio!!!

Pasa un buen día,
Besos!