sábado, 26 de enero de 2008

Al otro lado de la reja...


Sola y en silencio me encuentro frente a la reja. Una reja que,a menudo , es sinónimo de condena y otras de libertad .Miro a ambos lados y no hay nadie. Estoy tristemente sola.

Al otro lado de la reja, a lo lejos, oigo voces. Unas voces que se aproximan lentamente. No entiendo lo que dicen pero retumban en mis oídos una y otra vez.
Hace frío, mucho frío. Encojo mis hombros para engañar al frío y a mí misma, pero es inútil. Un aire frío me envuelve, y yo me dejo envolver.
Respiro fuertemente y bajo la mirada. Veo mis pies quietos y descalzos. Tienen frío, y no dejan de mirarme, pero los ignoro. No me preocupan lo más mínimo. Sólo me interesan las voces que siguen aproximándose al otro lado de la reja.
Cierro los ojos, me inclino y siento una brisa fresca que acaricia mi rostro, mis labios, mi cuello,... Sé que no es un sueño, lo sé. Mi sueño es más inteligente que yo y no permitiría esa situación...

Me echo a llorar con los ojos cerrados. Siento el frío de las lágrimas…
De repente oigo las voces justo debajo del muro y la reja que nos separan. Y pienso, ya están aquí. Ahora entiendo perfectamente lo que dicen. Es lo mismo de siempre.
Abro los ojos y miro el cielo azulado que me observa sin cesar. Y pienso, no tengo otra salida y debería saltar, debería cruzar la reja, debería,...pero no quiero. No debo.
Pero decido saltar; una vez más decido cruzar la reja. Es lo que todos esperan...Y así lo haré.

Esta vez si presto atención a mis pies desnudos que en todo momento han estado en silencio mojados por mis lágrimas. Pero ahora son ellos los que me ignoran. Y son ellos los que tienen el control, y no mi mente.
Sin dejar de mirar el cielo y observar las ramas del árbol que hay al otro lado de la reja,...mis pies se alejan, huyen por otro camino desconocido dejando las voces atrás mientras se mezclan con el aire frío...
"La imagen de esta foto la veo todos los días. Y la tengo muy presente. La idea que quiero transmitir con este escrito es que a veces, por no decir la mayoría, hacemos cosas que los demás o los que tenemos a nuestro alrededor esperan de nosotros o pretenden que hagamos, aún no siendo de nuestro agrado.
Uno tiene que ser dueño de su propia vida, y no vivir la vida que los demás quieren que vivas, y sobre todo y lo más importante, no ser juzgado por el hecho de hacer las cosas a tu manera, y no como los demás esperan. Así debería ser.
Yo ,aunque muchas veces, he saltado la reja, espero que si no la vuelvo a saltar más, que nadie me juzgue...Y si alguien lo hace, el problema ya no será mío. De eso estoy completamente
segura. Vive y deja vivir ".By Aileon

2 comentarios:

Rayco dijo...

A mí manera, eso decía Sinatra y mal no le fue... nosotros te queremos hagas lo que hagas ;-)
Besote

Aileon dijo...

Sí, es verdad Sinatra tenía toda la razón del mundo!
En realidad esto no lo escribo pensando en mí, sino en general. Mucha gente se cree con derecho de juzgar lo que uno hace por el simple hecho de ser diferente a lo que piensa..
Pero gracias, te agradezco el comentario!!!