jueves, 29 de enero de 2009

El señor Leandro

Descansa en paz, o como puedas...

Advertencia:
El relato que aparece a continuación es totalmente cierto y real como la vida misma, tanto que la padecieron mis familiares más cercanos, vamos mis padres y mis tíos.
Sí, sí, mama, hay que decir que te pasó a ti y no hay que avergonzarse (cuando acaben de leer entenderán esta frase).
Mis lectores son muy buenos lectores. Y lo entenderán.

Mi más sincero pésame.





Ocurría allá por el 1980 cuando mis padres y mis tíos se dirigían hacia Barcelona. El motivo, el entierro del marido de una prima de mi padre, el señor Leandro.

Apenados, ante el tumulto de la gente, entraron en aquel gran y desconocido tanatorio de la ciudad. Silencios y llantos invadían aquel espacio con olor a ‘algo sin vida’.

- Prima, al final está el señor Leandro.
- Gracias, vamos a verlo. Te acompaño en el sentimiento.


Ambas mujeres (mi madre y mi tía) se alejaron por el pasillo. Entraron en una habitación sin hacer ruido. En un segundo plano derramaron las primeras lágrimas.
Así pasaron largos minutos. Mi madre, con intención de despedirse del señor Leandro se acercó lentamente, cuando de repente se abrió la puerta y alguien dijo por lo bajini:

- Oye, que este muerto no es Leandro.


Recogieron las lágrimas y salieron tan rápido de allí como despacio habían entraron.

Minutos más tarde el coche fúnebre salía del tanatorio. Los familiares detrás. Ellos no podían ser menos. Casi de los últimos seguían el cortejo fúnebre del señor Leandro. El verdadero señor Leandro.
Con la mirada puesta en el coche fúnebre no perdían detalle. No lo podían perder, puesto que desconocían la ubicación del cementerio.

Un semáforo en rojo los separó del cortejo fúnebre. ‘Maldito semáforo ¿Y ahora qué?’.
Esperaron. Las mujeres perdieron la calma. Esperaron….Cuando de repente vieron cruzar otro coche fúnebre. ‘Síguelo, síguelo, que por lo menos llegaremos al cementerio…’ Por fin, la había recuperado…la calma, digo.

Llegaron al terrorífico destino y aparcaron cerca de aquel frío ambiente. Ante tan inmenso cementerio, mi madre preguntó a un hombre que estaba en la puerta ¿Enterrador? ¿Portero? ¿Información? o el hombre simplemente pasaba por allí...
Mi madre, dicharachera preguntó igual.

- Perdone, ¿ha visto usted pasar a un muerto llamado Leandro?
- Señora, por aquí pasan muertos todos los días. Sigan y cuando vean a un grupo de gente llorar ahí estarán enterrando al difunto.


Y así hicieron. Ante el enfado por haberse perdido y no llegar a tiempo al entierro, vieron a lo lejos un corrillo de gente. A medida que se acercaban los sollozos eran más sonoros dando paso al silencio. Mi madre y mi tía uniéndose a los que estaban allí presente, se pusieron a llorar, lamentándose de la pérdida del señor Leandro.

Rompiendo el silencio mi tía dijo:

- Fina, no te parece raro que no veamos a las primas, ni a nadie conocido. Es un poco raro ¿no?
- Qué va, hay mucha gente….Tú calla, y sigue llorando.




Cuando de repente, aparecieron a lo lejos, mi padre y mi tío, como haciendo señas.
Ambas mujeres, con lágrimas en los ojos, se giraron extrañadas. ¿Qué dicen? ¿Qué les pasa? Están tontos, tú sigue llorando…

Como el que no quiere la cosa, una frase en forma de grito rompió aquel momento de dolor, de lágrimas, de silencio sepulcral, ...

- Ehhh!!! Ehhhh!!! Dejad de llorar que os habéis equivocado de muerto.

Ante las miradas de "corred o sino os mato" de aquellas familias, ambas se retiraron a paso ligero y avergonzadas con lágrimas en los ojos… pero esta vez de risas.


Evidentemente, llegaron tarde al verdadero entierro del señor Leandro. Aunque yo ya dudo que realmente el muerto que había en aquella caja era el tal señor Leandro.
Pero digo yo que un error lo tiene cualquiera. Aunque llores a un muerto que no conoces, un error lo tiene cualquiera. Aunque tu marido chille entre tumbas dejándote en ridículo,
UN ERROR LO TIENE CUALQUIERA.


Nota 1:
Espero no haber ofendido a nadie ya que se trata de un tema doloroso, como puede ser el fallecimiento de una persona. Pero léase con tono irónico. Nada más lejos de la realidad que hacer burla de una tema tan serio como éste.
Nota 2:
Tranquia mama, ya puedes respirar.
Otro día les contaré a mis queridos lectores aquel día que deciste bajar del coche en una subida con una abuela , una mujer y un canario dentro (tranquila, aún no diré que tú eras la que conducías....)
Aileon



18 comentarios:

Fina dijo...

Hola noelia soy la madre que te parió. Te has pasado siete pueblos, jejeje porque lo pasamos muy mal, pero llorar lloramos, pero reír, reímos...

¿Qué pensarán de mí tus lectores?

Besos, miedo me da que salga todo a la luzzzzzz....

¿Mañana que quieres para comer?

jejejejejejejejejejejeje

Aileon dijo...

Buenos días!!!
Pues si me he pasado siete pueblos entonces antes llegaré a la gran anécdota, jejeje
Mama, tienes que mirar el lado bueno, y es que eres la protagonista de un relato de un blog. Eso es precioso, maravilloso, da igual el contenido ¿Cuela? jejeje

Mis lectores pensarán que tengo una madre genial, jejejej Quédate con eso!

Pues de todo menos judias con las patatas esas que odio, jejejee

david dijo...

buen dia

La verdad que pareceis una familiar bien peculiar,sobretodo tu madre (espero que no tengan consequencias estas palabras,jiji)

Me he reido mucho con la entrada y me quedo con la frase que dijo tu madre de... ha visto usted pasar a un muerto llamado Leandro?,vaya tela

Esperaremos con impaciencia la entrada del coche,que tb promete mucho,jeje

Dile a tu madre de mi parte que pienso que debe de ser una madre muy divertida,jiji

Cuidate

MC dijo...

Jajajajaja Para todo lo demás Mastercard!!!!

Señora Fina, no se sulfure que a todos nos hemos equivocado alguna vez y el que no que lance la primera piedra. El señor Leandro se hubiese reído mucho con la anécdota. Además este texto ha servido para alegrarme la mañana en el curro.

Para comer yo quiero pechugas a la plancha y algo de pasta!! jaja
Bss

MC dijo...

Por cierto la música muy apropiada para el texto, le da mas vida jejej

david dijo...

Uff,pues a mi me da un yuyu escuchar esa musika y la foto ni te cuento ya,jaja

Pues ya puestos a pedir,me pido unos espaghettis con bechamel,mmmm que rico rico,jeje

Un saludo a las 3 y que tengais todas un feliz dia

Aileon dijo...

David,
No sé si peculiar, pero cachonda un rato. Yo me salvo que soy la más seria, jejeje

Es que mi madre es todo fenómeno, yo creo que tendrían que estudiarla. Nos reímos mucho, la verdad y con mi padre, ya ni te cuento, bueno y mi hermana ya es la reostia...

Tranquilo, que cuando pueda la escribiré porque tiene muchas anécdotas divertidas.

Ante unas palabras así no podía faltar una buena música, digo buena para el relato, claro!!!

Cuídate,
Pasa un buen día.

Aileon dijo...

MC,
Me alegro que te hayas reído y pasado un buen rato, al menos desconectas un poco del curro.

Ella comentará, supongo. Pero es lo que no hay. En mi casa, ella es la hija y yo la madre, es decir, la que le dice, mama no hagas eso, mama los vecinos, mama baja la música...

Cuídate
Pasa un buen día!

Aileon dijo...

Mama,
Ya sabes:

Pechugas a la plancha con pasta (joder qué rico, eso me gusta mucho a mí)

Espaghettis con bechamel (tb muy rico, anda que eres tonto, jejeje)

Y yo lo mío mami:

Ensalada de pasta (ohhhh)

Ya sabes, hoy seremos más para comer, ¿alguien más se apunta?

jejeje

Pandora dijo...

Jejejej, una anécdota muy divertida. Por mi parte, nada de ofendimientos ni cosas por el estilo, piensa que en todas las casas cuecen habas... jajajaja, de estas historias, tengo yo también alguna... Ah, y hablando de cementerios, tanatorios y demás, con todos mis respetos, pienso que siempre hay tiempo para todo, para llorar, para reír... somos humanos, ¿o no?

aileon dijo...

Pandora,
Somos humanos y como tal nos reímos, pero como es un tema muy serio, pues quise pedir disculpas de antemano por si ofendía a alguien con esas palabras.

Pues ya sabes, somos todo ojos para leer esas anécdotas, jeje

Un beso

Julia dijo...

Divertida y, para nada me siento ofendida.
Creo que son situaciones especiales y divertidas en estas ocasiones.
Ha sido muy interesante leer esta entrada y, sobre todo, los comentarios posteriores.
Un beso amiga mía.

Julia.

Aileon dijo...

Julia,
Es que al ser un tema complicado, pues mejor disculparse por si acaso, que en estos mundos de dios hay gente que no entiende momentos divertidos, ni bromas ni nada por el estilo.

Cuídate mucho,
Un beso

Nalia dijo...

jejeje ya sé que no es un tema para reírse, pero qué quieres que te diga, a mí me ha hecho gracia... además, si el señor Leandro tenía sentido del humor seguro que se habría echado unas risas también... un saludo guapa!! y sigue haciendo que lo pasemos tan bien con tus relatos familiares... xD

Marino Baler dijo...

Nunca había leído nada igual. Aunque se trata de lo que se trata pero evidentemente es una anécdota graciosa. Espero no herir sensibilidades si digo que me he reído muy agusto.

Un beso.

P.D. Esperaré la siguiente anécdota del coche con el canario y la abuela.

Aileon dijo...

Nalia,
¿Qué tal? Espero que todo bien.
Vaya, la escena es para reírse. Además me imagino a mi madre jovencita, en fin, que es para reír y no llorar.
Pues la verdad es que poco lo conocían pero vamos, es famoso en mi familia el tal Leandro, jeje

Cuídate,
Se te echa de menos por aquí...
Bs

Aileon dijo...

Marino,
TRanquilo que no ofendes porque reconozco que es divertido, pero claro, no todo el mundo puede tener sentido del humor y ante eso y un tema tan serio, pues quería aclararlo por si acaso...

En cuanto recopile la información (la de mi madre, digo) pues lo pondré en el blog, lo que pasa que tiene unas cuantas, pero esa fue la más grave, jeje

Cuídate,
Un saludo

superior dijo...

Although from different places, but this perception is consistent, which is relatively rare point!
nike dunk